El ejercicio físico es un factor de protección para casos graves de Covid-19

El ejercicio físico es un factor de protección para casos graves de Covid-19
El ejercicio físico le brinda al organismo una mejor defensa en casos graves de Covid-19, según un estudio de Kaiser Permanente Medical Center de California, Estados Unidos. En este estudio, los científicos realizaron el seguimiento de casi 50 mil pacientes adultos con un diagnóstico de Covid-19 desde el 1 de enero de 2020 hasta el 21 de octubre de 2020.

Los participantes del estudio debieron informar su nivel de actividad física antes de la internación. Con estos datos, los expertos clasificaron a los pacientes en diferentes categorías: inactivo (de 0 a 10 minutos de ejercicio por semana), medianamente activo (11-149 minutos de ejercicio por semana) y activo (más de 150 minutos de ejercicio por semana).

El objetivo de la investigación estaba apuntado a comparar las tasas de hospitalización, los ingresos a la unidad de terapia intensiva (UTI) y la mortalidad de los pacientes con coronavirus que permanecían inactivos de forma constante, de los que realizaban algo de actividad física y de los que cumplían con la cantidad de ejercicio recomendado.

Los resultados del estudio concluyeron en que los pacientes con casos graves de Covid-19 que eran sedentarios -incluso 2 años antes del inicio de la pandemia-, tenían un mayor riesgo de internación, de ingreso a la unidad de terapia intensiva y de fallecimiento que aquellos participantes que realizaban alguna actividad física.

Quizás te pueda interesar: 4 de cada 10 Argentinos son Sedentarios.

“El cumplimiento constante de las pautas de actividad física se asoció fuertemente con un riesgo reducido de caso grave de Covid-19 entre adultos infectados. Recomendamos que los esfuerzos para promover la actividad física sean priorizados por las agencias de salud pública e incorporados a la atención médica de rutina”, señalan los autores de la investigación.

“A parte de la edad avanzada y algunos antecedentes de trasplante de órganos, el sedentarismo fue el factor de riesgo más fuerte para los resultados negativos que podía traer el covid-19. A raíz de esto, pensamos que las recomendaciones para el control de la pandemia deben incluir actividad física regular en todos los grupos etarios”, opinan los científicos.

Este estudio fue realizado por Robert Sallis, Jeevan Sall, Deborah Rohm Young, Sara Y. Tartof, James F. Sallis, Qiaowu Li, Gary N. Smith y Deborah A. Cohen. Todos ellos son expertos pertenecientes a la Universidad de San Diego y al Kaiser Permanente Medical Center. Ambas instituciones están en California, Estados Unidos.

Para acceder al estudio completo, ingrese a este link.