Después de once meses cerrado, reabrió el gimnasios Zoom en Caseros

Después de once meses cerrado, reabrió el gimnasios Zoom en Caseros

Tras once meses sin poder operar debido a la pandemia, y habiendo tenido que cerrar una sede, el Centro de Entrenamiento ZOOM volvió a abrir sus puertas en la localidad de Caseros. La reinauguración de la sucursal ubicada sobre la Avenida San Martin 1460 -que ahora está totalmente renovada y ampliada- se llevó a cabo el pasado lunes 11 de enero.

“Tuve que atravesar un proceso de reinvención. Yo tenía dos sedes y una tuve que cerrarla, lamentablemente, por todo lo que pasó -y sigue pasando- con el Covid-19. Ahí teníamos sala de musculación y clases de fitness”, cuenta su propietario, Diego Velázquez y agrega: “La que reabrimos esta semana estaba dedicada a CrossFit y Entrenamiento Funcional”.

“La verdad es que cuando arrancó la pandemia el dilema era cómo hacer para mantener los dos negocios”, explica Velázquez. “Los dueños del local que tuve que cerrar no me ofrecieron ayuda, porque querían que les pagara la totalidad del alquiler y sinceramente no tenía mucho sentido, porque era imposible hacerlo sin ingresos y sin fecha de regreso”.

“Entonces –prosigue- tomé la decisión de achicarme y justo al lado del lugar donde estoy ahora, se liberó un local del mismo dueño. Me lo ofreció, tiré la pared del medio y quedó un único espacio de 400 mts2. Gracias a Dios, la gente está volviendo. Ahora hay que pasar el verano y esperar que el virus no nos haga cerrar nuevamente”.

En esa línea, Velázquez agrega: “Un nuevo cierre nos podría en una situación muy complicada. Estuve sin trabajar del 16 marzo al 11 de enero. Si trabajo dos meses y me vuelven a cerrar sería terrible para mí. Respetamos los protocolos y los socios respetan el distanciamiento y el uso de tapabocas. No sería justo que nos cierren”.

Velázquez cuenta que los turnos de musculación están limitados a 7 personas por hora y los de CrossFit y Funcional a 14. Cada socio está en su área, con su alcohol y su rollo de papel para desinfectar todos los elementos. “Cuando terminan los turnos salen todos para higienizar con amonio cuaternario, así el siguiente grupo entra con todo sanitizado”, dice.

“Son turnos de 55 minutos –prosigue- y sabemos cuánta gente vamos a recibir a través del sistema de reservas. Ojalá que no tengamos ningún problema y podamos seguir trabajando”.