¿Cómo elegir la cinta de correr ideal para tu gimnasio?

¿Cómo elegir la cinta de correr ideal para tu gimnasio?

¿Cómo elegir la cinta de correr ideal para tu gimnasio?

Las cintas de correr son de los equipos cardiovasculares predilectos entre los usuarios de gimnasios y por eso no deben faltar en la zona Cardio de tu instalación. Pero el mercado ofrece una variedad tan amplia de modelos, prestaciones, precios y marcas de cintas (también llamadas trotadoras o caminadoras), que elegir la ideal para tu gimnasio no es tarea sencilla. Por eso, Mercado Fitness acudió a algunos proveedores del sector para pedirles recomendaciones al respecto.

«La compra de una cinta de correr es la inversión más importante de un gimnasio activo, sin dudas. Las cintas de correr son el producto más usado, más costoso y el que más tienen que cuidar», asegura Leopoldo Torres, director para Latinoamérica de FreeMotion. En su opinión, las cintas de correr son un herramienta que colabora en la atracción de clientes hacia el gimnasio.

Según los proveedores consultados, son varias las características técnicas que se deben contemplar antes de hacer una inversión en trotadoras. «El principal aspecto a tener en cuenta es que el motor sea de corriente alterna, para que así el producto resista un uso intensivo», señala Egidio Javier Heyd, socio gerente de la firma Bicimundo/División Pesada, representante en Argentina de la marca Movement de equipamiento para gimnasios.

Además, es importante considerar el sistema de absorción de impacto con que cuenta la caminadora, si es que tiene uno. Asimismo Heyd advierte que la superficie de pisada es un elemento central. “Tanto en el largo como el ancho para que pueda permitir distintos tipos de trancos a la hora de hacer el ejercicio”, explica.

Por su parte, Marcela Poghettini, directora de marketing de Bard International, importador y representante exclusivo en Argentina de la marca italiana de equipamientos Technogym, asegura que el comprador también debe observar el diseño, la facilidad de uso y si la trotadora es apta para que la utilicen deportistas profesionales de alto rendimiento o si solo puede atender los requerimientos de un usuario recreativo.

Juan Jose Samano Reza, director Comercial de BH Fitness Profesional, aporta que algunos puntos a tener en cuenta antes de comprar una caminadora son: los caballos de fuerza, las prestaciones del monitor y los requerimientos de mantenimiento del equipo. “Para una cinta de correr en un hotel se recomienda que tenga conectividad y le permita al usuario ver sus redes sociales o Netflix. Pero en un gimnasio no es aconsejable, porque los usuarios van a estar mucho tiempo en el equipo», comenta Samano Reza.

Asimismo, es importante tener en cuenta que a la hora de elegir qué cinta de correr es la ideal, contemplar en qué tipo de gimnasio estará: será en un gran club tradicional o en un estudio boutique, por ejemplo. En este sentido, Torres agrega que es importante enseñarle al comprador a “hacer comparaciones de los equipos poniendo el foco en los tipos de motor, en sus especificaciones técnicas y en la cantidad de horas de uso que tendrá”.

El comprador debe preguntarle al proveedor “cada cuánto se hará el mantenimiento de la cinta, qué características tiene el motor, cuál es la inclinación que ofrece y qué particularidades tiene el monitor”, sugiere Samano Reza. Hacerle muchas preguntas al vendedor es fundamental. “Ahora hay caminadoras que tienen programas hits, conectividad y que guardan la información de su uso en la nube”, profundiza el directivo de BH Fitness.

Por su parte, Alejandro Perez Rubio, director de Fitmax, remarca que es fundamental pedir por escrito las garantías y póliza de servicio para evitar contratiempos. “Hay cintas caminadoras para todo tipo de usos y de usuarios. Por ejemplo, un gimnasio de alto volumen de clientes posiblemente necesitará una cinta de correr un poco más costosa pero que requerirá menos mantenimiento», explica Perez Rubio. Después de la compra, cuando el producto llega, lo aconsejable es «probarlo bien, revisar el programa de mantenimiento y seguirlo al pie de la letra», añade el director de Fitmax.

«Uno de los errores más frecuentes es que el proveedor no tome la precaución de darle a su cliente las informaciones técnicas del producto», opina Torres. En este sentido destaca que la incompatibilidad entre el tipo de línea eléctrica del gimnasio y la trotadora es el descuido más común. «Es más económico tomar precauciones antes que cuando ya está terminado todo, porque sino no estás preparado para recibir ese equipo», enfatiza.

En la actualidad, el mercado ofrece infinidad de opciones en materia de cinta de correr. La elección de una u otra dependerá del presupuesto disponible, del modelo de gimnasio, y del tipo de usuario que este tenga. La estética del producto es importante, pero la seguridad que ofrezca a los socios del gimnasio lo es aún más. Si estás buscando un cinta de correr , o varias, con motor para tu gimnasio o estudio, te invitamos a ver ahora este informe elaborado por Mercado Fitness.