CABA y Rosario autorizaron el uso de duchas en gimnasios y piscinas

CABA y Rosario autorizaron el uso de duchas en gimnasios y piscinas

La Municipalidad de Rosario autorizó ayer el uso con restricciones de vestuarios y duchas en gimnasios y piscinas de esta ciudad santafecina. De este modo siguió los pasos del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que ya había anunciado una medida similar en su Boletín Oficial el pasado 25 de agosto.

“En CABA se pueden usar los vestuarios con un aforo del 20% y para duchas de nomás de 15 minutos de duración”, explica Adrián Stoll, vicepresidente de la Cámara de Gimnasios de Argentina (CGA). “Nuestra sugerencia es que restrinjan el uso a clientes que realmente necesitan ducharse para volver a sus trabajos”, añade Stoll.

Mientras que en Rosario, a través de la resolución 110, con fecha 30 de agosto, el Secretario de Gobierno de esa ciudad autorizó el uso de vestuarios con un 50% de ocupación, con la condición de que el socio use tapabocas en todo momento, excepto cuando está dentro de la ducha, y solo permanezca en el vestuario 15 minutos.

“Esto nos va a beneficiar especialmente a los gimnasios que estamos en el centro de la ciudad y que tenemos como usuarios a gente que trabaja en la zona y que necesita bañarse antes o después del trabajo. Así que estamos contentos y ansiosos, esperando el regreso de mucha gente más”, reconoce Guillermo Tomatis, propietario de Body.

En la provincia de Córdoba, el uso de duchas y vestuarios está autorizado por protocolo desde que los gimnasios pudieron reabrir el 26 junio pasado. El tiempo máximo de permanencia en el vestuario es de 15 minutos y puede entrar a ducharse una persona a la vez, que debe llevar sus propios elementos de higiene (toalla y jabón).

La prohibición del uso de duchas afectó el retorno de usuarios en los gimnasios de zonas comerciales o de empresas, principalmente en las grandes ciudades. En el caso de los gimnasios barriales o los de ciudades pequeñas del interior, esta restricción no generó mayores inconvenientes porque sus clientes no requieren ese servicio, ya que viven cerca.

No obstante, en la gran mayoría de las ciudades del país, el uso de duchas sigue prohibido. Sin embargo, como los Municipios ya no controlan el cumplimiento de los protocolos, el uso o no de las duchas queda a criterio de cada gimnasio. En las piscinas, en general, las están usando de forma express –en algunos casos con autorización- “para quitarse el cloro”.

“No hay controles, es tierra de nadie, está todo súper flexible, manéjalo vos, autorizados por lo bajo o de palabra, teóricamente no se puede”. Éstas son algunas de las frases más repetidas por los propietarios de gimnasios del interior del país al ser consultados por Mercado Fitness respecto al uso de duchas dentro de sus instalaciones.