Ayer fue el primer día de reapertura para los gimnasios en Paraguay

Ayer fue el primer día de reapertura para los gimnasios en Paraguay

El pasado lunes 15 de junio los gimnasios en varias ciudades de Paraguay pudieron reabrir sus puertas al público, excepto en aquellas ciudades que no pasaron a la fase 3 de reapertura por tener mayor cantidad de casos de COVID-19 entre sus habitantes, como Concepción y Paraguarí. Todos los gimnasios en este país habían cerrado el 12 de marzo.

“Con un grupo de propietarios promovimos la apertura de nuestras instalaciones: entregamos el borrador de un protocolo al Ministerio de Salud, tuvimos reuniones y comunicaciones constantemente a través de la Asociación Paraguaya de Fisicoculturismo y Fitness (APF)”, dice Daniela Santarelli, una de las dueñas de Santarelli Fit Club.

El protocolo aprobado por el gobierno paraguayo indica que todos los clientes deben presentar un certificado médico para ingresar a los centros deportivos, así como también contar con un kit de aseo con barbijo -que podrá guardarse durante el entrenamiento-, toallas personales, alcohol al 70% y botella de agua propia.

Los gimnasios deben funcionar con un sistema de turnos previos, en el que cada sesión dure no más de 50 minutos. Los socios tienen que asistir de manera individual, sin acompañantes. Están suspendidos los espacios comunes y las clases grupales de Spinning y de baile, así como también los entrenamientos de contacto como el boxeo y las artes marciales.

Asimismo, todos los empleados deben usar barbijo obligatoriamente, y controlar la temperatura de todos los miembros que ingresen a las instalaciones. Todas las personas deben, también, respetar una distancia mínima de seguridad de 2 metros. Aquellos que pertenezcan al grupo de riesgo asistirán al gimnasio en un horario específico.

“Para los propietarios, el cierre de sus gimnasios generó grandes pérdidas económicas y un futuro incierto. Para nuestros clientes, frustración por no poder acudir a nuestros centros, sintiéndose más afectados por el encierro y la incertidumbre que se generó, sobre todo para aquellos que venir a un gimnasio es parte de sus vidas”, afirma Marcelo Lara, de Aerofisic.

“El impacto generado por la pandemia es igual que en cualquier sitio del mundo: desempleos, pérdidas económicas, suspensiones laborales, cierres definitivos de gimnasios. Pero lo positivo fue que se logró una nueva forma de entrenamiento online, esa modalidad ya queda como opción para el alumno que no quiera desplazarse”, dice Sylvia Ruoti, de Powerform.