Active busca sumar gimnasios funcionales a su red

Active busca sumar gimnasios funcionales a su red
Active acaba de poner en marcha su nueva Red Active con la que busca sumar gimnasios funcionales de toda la región que deseen potenciarse, recibiendo asesoramiento comercial, material de comunicación digital y capacitaciones tanto en el área técnica como en materia de atención y servicio al cliente.

Active cuenta con un programa de entrenamiento funcional homónimo, ofrece cursos de formación y certificaciones, y además ofrece una licencia para el uso de su marca y know how operativo con la que hoy cuentan ocho clubes y estudios situados en Rosario, Padua, Castelar, Morón, Olivos, Cardales, Olavarría y Ushuaia.

“Cuando, en los cursos que damos, les contamos a los participantes sobre los estudios y clubes licenciados que tenemos en diferentes puntos del país, muchos entrenadores se entusiasman con el proyecto de abrir un espacio similar con su propia marca. Con esta Red Active, queremos potenciar esos proyectos”, dice Adrián Schiavello, director de Active.

Cualquier gimnasio que cuente con un área de entrenamiento funcional, ya sea para clases grupales o personalizas, puede adherirse a la Red Active. “La condición que deben cumplir es comprometerse a trabajar con nosotros por al menos 90 días. El paso siguiente es un contrato de dos años”, agrega Schiavello.

En principio, el objetivo de esta red es reunir por lo menos 30 gimnasios con el fin de  empezar a “generar acuerdos entre empresas para darles beneficios, como descuentos en compras grupales”, explica el director de Active. “No es lo mismo negociar con un proveedor teniendo 8 gimnasios, que hacerlo con el respaldo de 30”, dice.

En la opinión de Schiavello, “no existe en el mercado hoy otra red que acompañe a los estudios de entrenamiento funcional en su gestión diaria, que escuche a sus propietarios, y que los acompañe brindándoles herramientas para llevar adelante sus negocios”. En esta línea destaca: “La gestión solitaria es difícil, acompañados es mucho mejor”.

En una primera etapa, las reuniones entre los miembros de la red serán virtuales pero luego habrá encuentros presenciales. “Vamos a empezar dictando algunas capacitaciones y después organizaremos reuniones estratégicas, en las que pautaremos el desarrollo con cada empresa de manera individualizada”, agrega.

Como contrapartida a los beneficios que ofrece ser parte de la Red Active, la empresa se queda con un porcentaje de la facturación de cada miembro. “Hacerlo de este modo nos parece lo más lógico, porque vamos acompañarlos en la gestión y, seguramente, lograrán ser más rentables”, explica Schiavello.