El ejercicio multiplicaría por ocho la supervivencia en pacientes con Covid-19

El ejercicio multiplicaría por ocho la supervivencia en pacientes con Covid-19
El ejercicio físico multiplicaría por ocho la supervivencia en pacientes con Covid-19, según una investigación realizada por el Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, España. El estudio se hizo con 520 personas de entre 18 y 70 años que debieron ser internados por Covid-19 entre febrero y abril del año pasado.

A los participantes del estudio se les realizó una encuesta para evaluar el estado de su condición física, conforme a la escala RAPA (Rapid Assessment of Physical Activity Scale) de la Universidad de Washington. Esta escala mide la intensidad aeróbica del ejercicio físico así como la fortaleza muscular y la flexibilidad, entre otros aspectos.

Así fue que los pacientes con Covid-19 fueron divididos en dos grupos: el de individuos que tenían una vida sedentaria (57,1%), y el de personas que hacían actividad física de forma regular dos días a la semana con una duración de al menos media hora (42,9%). El objetivo del estudio era analizar retrospectivamente la influencia que el nivel de ejercicio podría tener en la evolución del Covid-19.

“Los resultados fueron concluyentes: había un riesgo de mortalidad del 1,8% entre los que hacían ejercicio frente a un 13,8% de los sedentarios. Esto quiere decir que las personas que hacen actividad física regularmente tienen hasta ocho veces más probabilidades de supervivencia que las sedentarias”, afirma el Dr. Ricardo Salgado, cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos y principal autor del estudio.

“Hasta ahora, era conocido que mantener una actividad física de manera regular mejora los factores habituales de riesgo cardiovascular. Pero ahora hemos podido comprobar en pacientes con Covid-19 hospitalizados, la trascendental influencia de la práctica de ejercicio físico en la supervivencia o mortalidad de estos pacientes”, agrega el Dr. Salgado.

“Cuando se realizó un estudio estadístico para reconocer los factores realmente independientes, se apreció que, tanto una edad avanzada como el consumo de tabaco y la insuficiencia renal, eran factores de riesgo independientes de mortalidad. Aun así, lo que realmente fue sorprendente y novedoso fue observar cómo el sedentarismo aparecía como un factor predictor independiente de mortalidad”, explica Salgado.

Consultado al respecto, Aníbal Bustos, director del laboratorio ERGOLAB, dice: “Esta conclusión no es patrimonio exclusivo del coronavirus, ya que existe una enorme cantidad de patologías en las cuales la actividad física y el estilo de vida activo pueden influir positivamente frente al riesgo de muerte. Durante la evolución, el organismo humano fue creado y diseñado para que se mueva, porque si no se movía, se moría».

Para acceder al estudio completo, ingrese a este link.