Realizar ejercicios de resistencia antes de someterse a cirugías podría ser beneficioso, según estudio de una universidad británica

Realizar ejercicios de resistencia antes de someterse a cirugías podría ser beneficioso, según estudio de una universidad británica

La realización de ejercicios de resistencia a corto plazo en adultos mayores que están por someterse a una cirugía es positiva, según un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Ciencias del Deporte, el Ejercicio y la Rehabilitación de la Universidad de Birmingham. Señalan que el ejercicio previo puede prevenir el deterioro muscular durante el postoperatorio.

 

“Los pacientes de la tercera edad, si son sedentarios, tienen un gran deterioro a largo plazo y muy marcado”, dice la Dra. Carolina Scaccia, médica deportóloga, nutricionista, profesora de educación física, médica de la Federación Metropolitana de Judo y del Club Vélez Sarsfield. La investigación señala que es oportuno que adultos mayores prontos a someterse a una cirugía no urgente, puedan realizar un programa sostenido de ejercicio.

Ese programa debe estar dirigido a contrarrestar los efectos de desgaste muscular del reposo. Los investigadores recomiendan un programa de pre-habilitación, de ejercicios aeróbicos y fuerza para proteger la salud cardiovascular. Con una dieta rica en proteínas es posible aumentar los niveles de masa muscular de una manera que se atenúe la pérdida posterior a una cirugía.

 

“Se debe considerar la historia previa de cada paciente en particular y diferenciar entre un paciente con historia deportiva y uno con historia de sedentarismo”, asegura el Dr. Gustavo Matthesius, médico deportólogo del Club Boca Juniors, director Médico del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, médico de la Confederación Argentina de Judo y de la Selección Argentina de Judo.

«Si se va a realizar una pre-habilitación, debe basarse en todas las cualidades físicas y de forma prolongada”, señala Matthesius. A su vez, Scaccia menciona que una pre-habilitación días antes de una cirugía, no alcanzaría a producir una adaptación fisiológica de fuerza muscular, ya que “la adaptación muscular requiere más tiempo y más entrenamiento”.

Los participantes hicieron los ejercicios usando solo una pierna, mientras que la otra pierna no hizo ningún movimiento. Por esa razón, los investigadores esperaban encontrar que la pierna que se había sometido al ejercicio experimentaría menos pérdida de músculo que la otra pierna. Sin embargo, encontraron que la pérdida de músculo era aproximadamente la misma en ambas.

Recomiendan que para proteger los músculos durante la hospitalización es necesario realizar una rehabilitación de ejercicios de fuerza a largo plazo. “Lo aconsejaría como una gran estrategia para que el paciente comience a moverse. De esta manera, instalar en la conciencia los beneficios de adquirir el hábito de realizar actividad física”, concluye Matthesius.