El 11 de enero abrió sus puertas el gimnasio Voltage, en la localidad bonaerense de Ferré

El 11 de enero abrió sus puertas el gimnasio Voltage, en la localidad bonaerense de Ferré

El 11 de enero pasado abrió sus puertas el gimnasio Voltage en la localidad de Ferré, provincia de Buenos Aires. El flamante centro de fitness, propiedad de Matías Andreoli, cuenta con un área de musculación –equipada por G-Fitness- una sala de cycling y un área para clases de reggaetón, zumba y funcional.

El gimnasio cobra una cuota mensual de $1500 pesos, cuenta con aire acondicionado central (frío-calor), vestuarios con duchas y lockers, un patio, una cocina y un bar en el que ofrece hidratación. El presupuesto invertido por Andreoli para poner en marcha Voltage fue de $15 millones de pesos.

“Tengo muchas expectativas a partir de esta apertura. Una de ellas es poder transmitirle a la gente que es necesario realizar actividad física para la salud, y otra, es poder avanzar en este nuevo emprendimiento para poder desarrollar mi profesión y que también sea mi medio de vida”, añade Andreoli.

“Antes de abrir –prosigue- el objetivo era conseguir 100 socios, pero al momento de la inauguración lo superamos. Así que ahora vamos a tratar de alcanzar los 200”. En esta línea añade: “Nuestro gran diferencial es el nivel del equipamiento que ofrecemos, por su calidad, tecnología e innovación”.

Este nuevo gimnasio está ubicado en la calle principal del pueblo, lo cual le da gran visibilidad. Tiene un staff de cinco profesores y como parte del protocolo de seguridad garantiza una distancia de 2 metros entre máquinas y ofrece a sus socios en la recepción alcohol en gel, barbijos, toallas y botellas personales.