La Corte Suprema de Nueva York falló a favor de un gimnasio permitiéndole reabrir al 100 por ciento de su capacidad.

La Corte Suprema de Nueva York falló a favor de un gimnasio permitiéndole reabrir al 100 por ciento de su capacidad.

«Arbitraria y caprichosa», así calificó la Corte Suprema del estado de Nueva York, en Estados Unidos, a la restricción del aforo del 25% impuesta a los gimnasios. En una orden judicial preliminar dictaminada el 23 de diciembre, el honorable juez Paul B. Wojtaszek, falló a favor de Athletes Unleashed, permitiéndole reabrir al 100% de su capacidad sin descuidar el protocolo por Covid-19.

Wojtaszek también afirmó que se tiene que proteger el derecho a la normalidad. Paul Cambria fue el abogado a cargo de representar a Robby Dinero, propietario del gimnasio con sede en Orchard Park, quien declaró: “El juez dijo que faltaban datos que demostraran que los gimnasios son un problema y que los lugares que tienen altas tasas de transmisión están 100% abiertos».

“Los gimnasios son responsables del 0.06% de las infecciones por Covid-19 mientras que lugares como Walmart el 0.61%, o sea 10 veces más probabilidades de propagar el virus que nosotros y, sin embargo, estábamos al 25%. Walmart y las licorerías están al 100%. Ésto no tiene nada que ver con proteger a las personas y el juez lo vio”, continuó Dinero.

Definitivamente, esta decisión de la Corte Suprema es muy importante porque tiene la capacidad de sentar un precedente y allanar el camino para que otros gimnasios logren operar a plena capacidad mientras cumplen los requisitos que establece el protocolo para evitar la transmisión del virus: distanciamiento social, saneamiento y tapabocas.

Dinero está instando a otros propietarios de pequeños gimnasios a involucrarse en la lucha que, según él, se trata de “proteger sus derechos” para operar su negocio de manera segura. “Los gimnasios deben unirse y tomar una posición. No somos gente loca y entendemos que hay un virus circulando y que se deben tomar medidas”, dijo.

Si bien algunos gimnasios en todo el mundo están actualmente cerrados por completo y otros están siendo castigados con multas o están operando a una capacidad limitada, esta decisión de Nueva York tiene el potencial de cambiar el curso de acción de los gimnasios durante la pandemia en las próximas semanas.

“No tuvimos ningún rastreo de contacto del virus. La gente en Walmart está abarrotada, metiendo los dedos en todo y nosotros somos un entorno controlado”, agregó Dinero y finalizó: “Conocemos a todos nuestros clientes y podemos controlar al 100% el medio ambiente porque nuestros miembros son responsables. Esto debería inspirar a otros gimnasios a luchar por recuperar sus libertades».

Fuente: www.morningchalkup.com