En Guatemala, los gimnasios y centros deportivos lograron reabrir sus puertas el pasado 1 de octubre

En Guatemala, los gimnasios y centros deportivos lograron reabrir sus puertas el pasado 1 de octubre

En Guatemala, los gimnasios y centros deportivos lograron reabrir el jueves 1 de octubre. Desde el 4 de septiembre el sector comenzó una apertura preliminar con ensayos sanitarios junto a las autoridades para demostrar que los socios pueden asistir a entrenar de manera segura. A pesar de esta reapertura, el rubro continuará los ensayos sanitarios.

“Guatemala tiene una disposición que es el Estado de calamidad, el cual debe ser aprobado por el Congreso ya que se levantan las garantías de los derechos y se limitan las operaciones de la economía. Pero como no fue aprobado, se determinó que todos los comercios del país pueden reabrir con las medidas indicadas por el Ministerio de Salud”,  explica Jason Hess, presidente de la Gremial de Fitness de Guatemala.

“En nuestro país hay 1500 gimnasios aproximadamente. Nuestra industria proyectaba reabrir entre enero y febrero de 2021 puesto que los gobernantes nos tenían como punto de riesgo, pero logramos poner en práctica estos ensayos en 27 gimnasios diferentes con un protocolo de monitoreo de una trazabilidad del 100%”, explica Hess.

La reapertura del sector del fitness en Guatemala será progresiva y constará de cuatro etapas: durante esta primera fase, los gimnasios pueden abrir con un aforo de 10 m² por cliente, sin clases grupales, con uso de barbijo obligatorio y con la recomendación de que no asistan las poblaciones de riesgo, o que por lo menos tengan un horario u área específica para entrenar.

“Mientras estuvimos cerrados, el Gobierno no ofreció ningún tipo de apoyo a nuestro sector. Varios gimnasios han cerrado definitivamente, y el resto estamos en situación de supervivencia. La mayoría optó por alquilar sus equipos para tener alguna fuente de ingreso o impartir clases online”, cuenta Oscar Meneses de FemmeFit.

“Durante la pandemia se creó un estigma -prosigue Meneses- de que los gimnasios son foco de contagio así que, aunque el Gobierno haya autorizado la apertura, suponemos que la demanda será muy baja en los próximos meses. Espero que hasta enero podamos tener el flujo de gente necesaria para que los gimnasios volvamos a ser un negocio sostenible”.

“Tenemos la expectativa de que no nos cierren otra vez. Estamos completando los ensayos sanitarios para que sean un respaldo si llega a haber un repunte de casos y para que no puedan cerrarnos. La información que estamos recabando será el mejor indicador que tenemos para mostrarle al mundo que los gimnasios son un espacio seguro”, concluye Hess.