Resultaron negativos los hisopados realizados a usuarios y a profesores del gimnasio Tao Gym, de Maldonado, Uruguay

Resultaron negativos los hisopados realizados a usuarios y a profesores del gimnasio Tao Gym, de Maldonado, Uruguay

Todos los hisopados realizados usuarios y a profesores del gimnasio Tao Gym, de Maldonado –Uruguay- resultaron negativos. Este centro había cerrado sus puertas de manera preventiva el pasado 1 de septiembre apenas sus dueños confirmaron que una recepcionista era portadora de Covid-19.

“La recepcionista tuvo que viajar a Montevideo por razones familiares, y convivió con su sobrina, a quien le dio positivo el test de coronavirus hace dos semanas. Nuestra colaboradora estuvo trabajando con nosotros entre el 24 y el 28 de agosto sin saber que se había contagiado”, cuentan Pablo Acuña y Guillermo López, administradores de Tao Gym.

“El 1 de septiembre nos enteramos que el hisopado le había dado positivo a nuestra recepcionista. Y si bien el caso se dio en Maldonado, cerramos preventivamente nuestras dos sedes, ya que un par de profesores y yo nos trasladamos constantemente entre ambas unidades. Se testearon a 9 personas y todas dieron negativo”, agrega Acuña.

“Hoy –prosigue- reabrimos Punta del Este y mañana lo haremos en Maldonado. Esto prueba que el protocolo funciona, porque convivimos una semana con una persona asintomática y nadie contrajo la enfermedad. Esperamos que nuestro caso sirva para sacarnos este estigma de foco de contagio que tenemos los gimnasios”.

Entre tanto, en Catamarca, funcionarios del Ministerio de Salud le confirmaron telefónicamente a María Victoria Idigoras, propietaria del gimnasio Kuntur Training Club, que no hubo contagios dentro de sus instalaciones. Idigoras se enteró el miércoles 2 de septiembre que un usuario frecuente del gym había dado positivo de COVID-19.

“La última vez que asistió fue el martes 25 de agosto, pero se empezó a sentir mal el domingo 30 y se testeó el lunes 31. Apenas  supimos que el resultado era positivo, cerramos”, dice la dueña de Kuntur. Las autoridades sanitarias de Catamarca se comunicaron con unos treinta clientes del gimnasio, que habían estado en el mismo turno que ese usuario.

“Después me llamaron y aunque no me dio mayores detalles, me dijeron textualmente que me quedara tranquila, que no había contagios”, remarca Idigoras. Y en esta línea añade: “Cuando supe que no hubo contagios, me puse muy feliz y me sentí agradecida. Porque confirmamos que el protocolo funciona y que los riesgos de contagio en un gimnasio son muy bajos”.