En Bogotá, los gimnasios esperan su reapertura total el 21 de septiembre

En Bogotá, los gimnasios esperan su reapertura total el 21 de septiembre

En Bogotá, Colombia, los gimnasios esperan a reabrir totalmente el 21 de septiembre. En el resto de este país- en ciudades como Cali, Cúcuta y Armenia-, las reaperturas de clubes deportivos y gimnasios comenzó el 1 de septiembre de manera gradual. Los gimnasios en Colombia estuvieron cerrados desde el 16 de marzo.

“Hay estudios que muestran cómo en Colombia creció el índice de masa corporal por estar mucho tiempo en cuarentena. La gente necesita tener actividad y por esa razón hemos abierto la puerta a hacer pruebas piloto ¿Esto qué implica? Fundamentalmente, actividades en las que se guarde la distancia social”, afirma Fernando Ruiz, ministro de Salud de Colombia.

“Los gimnasios van a tener que ubicar espacios y dejar inhabilitadas, como en otros sectores, máquinas donde no se pueda hacer actividad. Los aforos van a ser limitados y podrá entrenarse bajo unas condiciones de limpieza y supervisión del uso adecuado de barbijos y del lavado de manos. No se habilitarán duchas ni vestuarios tampoco”, añade Ruiz.

Por otra parte, otras medidas que contempla el protocolo de bioseguridad aprobado por el Ministerio de Salud son la desinfección de calzado y la toma de temperatura corporal al ingresar a los centros de fitness, una declaración jurada de cada cliente y el lavado de manos cada vez que los socios cambien de zona de entrenamiento y antes de que inicien una rutina.

A su vez, el ministro Ruiz remarcó que los gimnasios no deben permitir el ingreso a personas con enfermedades de riesgo como problemas cardiovasculares, asma, EPOC, obesidad, diabetes, cáncer, tabaquismo o con síntomas respiratorios. Por otro lado, solo se podrá trabajar por turnos que tengan una duración máxima de una hora.

“Es importante que volvamos a operar para aportar a la salud mental y física de las personas, y para poder dar inicio a la etapa de salvamento de nuestras empresas. Esperamos llegar a generar un impacto positivo en los socios para que regresen masivamente y podamos volver rápidamente a ser compañías viables”, dice Oscar Giraldo, dueño de AFE Gym.