El proyecto de ley para eximir de impuestos a gimnasios y natatorios fue aprobado por la Comisión de Deportes del Senado Bonaerense

El proyecto de ley para eximir de impuestos a gimnasios y natatorios fue aprobado por la Comisión de Deportes del Senado Bonaerense

El proyecto de ley que pide la exención del pago de impuestos durante la pandemia para gimnasios y natatorios fue aprobado ayer por la Comisión de Deportes del Senado de Buenos Aires. La iniciativa fue presentada por la senadora Carolina Tironi, de Juntos por el Cambio, a principios de julio y ayer se sumaron modificaciones a la propuesta original.

Entre los cambios introducidos al proyecto se incluyen en la exención de impuestos también a las canchas de alquiler de tenis, pádel y fútbol 5. Ahora que fue aprobado por la Comisión de Deportes, la propuesta legislativa pasará a la Comisión de Presupuesto e Impuestos para su revisión y, si llega a aprobarse, el proyecto tendrá media sanción.

“Esperemos que se comprenda la necesidad y urgencia que tiene el sector, ya que la dificultad no es solo por los 5 meses transcurridos, sino que se suma la merma de gente (50% en promedio) para poder cumplir con los protocolos de reapertura”, dice Fernando Puchuri, presidente de la Cámara de Natatorios y Actividades Deportivas de Buenos Aires.

“Es nuestro deseo que la Comisión de Presupuesto e Impuestos resuelva esto expeditivamente para que continúe el camino hacia la media sanción, y luego el pase a Cámara de Diputados. Ojalá que los tiempos legislativos sean lo suficientemente dinámicos para que no haya pérdidas de fuentes de trabajo por cierre de instituciones”, añade Puchuri.

Por ahora el gobierno de la Provincia de Buenos Aires no realizó declaraciones acerca de la reapertura del sector. “Las medidas para alivianar la crisis son insuficientes. Con el apoyo de los diferentes programas no alcanza, los costos siguen estando muy por encima de los ingresos generados por las clases virtuales o el alquiler de equipamiento”, afirma.

“Es importante que volvamos a trabajar, por un lado, para sostener la fuente de trabajo de unos 50.000 bonaerenses en puestos directos e indirectos, y, por el otro, porque somos agentes promotores de la salud que eliminan factores de riesgo. También los clientes tienen la necesidad de regresar pronto a la actividad, con protocolo de por medio”, concluye Puchuri.