“El Covid-19 no se transmite a través del sudor”, dice Lisa Maragakis, del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Estados Unidos

“El Covid-19 no se transmite a través del sudor”, dice Lisa Maragakis, del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Estados Unidos

“El virus –Covid-19- no se transmite a través de la transpiración (sudor)”, remarca Lisa Maragakis, directora senior de Prevención de Infecciones en Johns Hopkins Medicine. Esta institución es un hospital escuela y un centro de investigación biomédica, ubicado en Baltimore, Estados Unidos.

 

Por el contrario, “el sudor en realidad podría ayudar a prevenir la transmisión de COVID-19, entre otras cosas, ya que la transpiración tiene alguna actividad antimicrobiana inherente”, explica el Dr. Adam Friedman, profesor y presidente interino del Departamento de Dermatología de la Universidad George Washington.

 

“El nitrato del sudor se acidifica cuando golpea la piel y eso genera óxido nítrico, uno de los agentes antimicrobianos más potentes. De hecho, el óxido nítrico gaseoso se está utilizando actualmente y es estudiado como un tratamiento potencial para algunas de las complicaciones graves relacionadas con el COVID-19”, añade Friedman.

 

Los expertos dicen que, para ser considerada contagiosa, la transpiración tendría que contaminarse con gotitas respiratorias cargadas de virus, flema o moco de una persona infectada, y luego entrar en contacto directo con la boca, la nariz o las membranas mucosas de los ojos de otra persona para que ésta contraiga el virus a través del sudor.

 

En otro orden, la prestigiosa revista médica británica The Lancet publicó recientemente un estudio que asegura que “la posibilidad de transmisión a través de objetos es muy pequeña, y solo ocurriría cuando una persona infectada tose o estornuda sobre una superficie, y alguien más toca esa superficie dentro de la hora o dos horas posteriores”.

Este trabajo de investigación fue realizado por Emanuel Goldman, profesor de Microbiología, Bioquímica y Genética Molecular de la Escuela de Medicina de Nueva Jersey.

“A pesar de que la desinfección periódica de superficies y uso de guantes son precauciones razonables, especialmente en hospitales, creo que los fómites (objetivos inanimados) que no han estado en contacto con un portador infectado durante muchas horas no plantean un riesgo medible de transmisión en espacios no hospitalarios”, asegura Goldman.