El gimnasio Strong Bike, de Uruguay, montó mamparas de 4 m2 en su sala de entrenamiento funcional

El gimnasio Strong Bike, de Uruguay, montó mamparas de 4 m2 en su sala de entrenamiento funcional

El gimnasio Strong Bike, de Tacuarembó, Uruguay, reabrirá sus puertas este jueves 7 de mayo, y para ello, reformó su sala de entrenamiento de 80m2, dividiendo el espacio en ocho boxes separados por mamparas de plástico. A su vez, se estableció un protocolo seguridad e higiene para el ingreso por turnos y durante los entrenamientos.

“Vimos que el acrílico era bastante caro (…), pero conseguimos un plástico grueso transparente, y con eso dividimos cada uno de los espacios”, cuenta Gonzalo Requel, director de Strong Bike. “Analizamos todos los protocolos, preguntamos a los profesionales de la salud, y encontramos algo que nos pareció una solución”, dice.

Respecto al protocolo establecido, antes de entrar, cada usuario deberá pasar por un sector donde se le brindará alcohol en gel para ponerse en las manos. Luego, deberá dirigirse hacia una alfombra para desinfectar sus zapatillas, se le tomará la temperatura corporal, y, si no tiene fiebre, se le designará un box en el que podrá hacer la clase.

En cuanto al uso de tapabocas, es obligatorio hasta el momento en que la persona ingresa a su box. Una vez que el socio se encuentre dentro de su propio espacio de entrenamiento, podrá sacárselo. Quien sí permanecerá usándolo todo el tiempo es el entrenador de turno, el cual sólo se moverá por el pasillo que divide estos espacios.

Otra de las medidas que incluye el protocolo consiste en que los elementos y accesorios de entrenamiento no se podrán compartir entre los socios, y ellos deberán desinfectarlos antes de retirarse de su box, después de terminar la clase. Además, a los usuarios se les pide que concurran con su propio alcohol en gel y toalla.

Los socios deberán concurrir con reserva previa y cada sesión de entrenamiento durará cuarenta minutos. En el tiempo restante, el personal de Strong Bike vaporizará y desinfectará cada box para que pueda volver a ser usado por otra persona. En esta primera fase, el estudio funcionará con el 50% de su aforo permitido.

Strong Bike fue fundado en 2016 como un proyecto familiar de ciclismo indoor más entrenamiento funcional como complemento. El 13 de marzo pasado, el gimnasio decidió cerrar sus puertas a pesar de que en Uruguay no es obligatorio el cierre de instalaciones deportivas por la pandemia de coronavirus.