En Brasil, los gimnasios de la ciudad de San Pablo reabrieron ayer

En Brasil, los gimnasios de la ciudad de San Pablo reabrieron ayer

En Brasil, los gimnasios de San Pablo reabrieron ayer luego de que el alcalde Bruno Covas aprobara el protocolo correspondiente. Mientras tanto, en Brasilia el gobernador Ibaneis Rocha suspendió la autorización para la reapertura de gimnasios y centros deportivos. En Pernambuco, el sector del fitness podrá operar nuevamente el 20 de julio.

Si bien las ciudades del interior del estado de San Pablo permanecen cerradas por el aumento de casos de COVID-19, la ciudad capital operará con protocolos para que los gimnasios y comercios puedan funcionar. Algunas de las condiciones para reabrir son no trabajar los fines de semana y operar durante seis horas al día, con aforo limitado y actividades individuales.

Por otra parte, el miércoles 8 de julio el gobernador de Brasilia firmó un decreto que suspendió la reapertura de gimnasios, salones y restaurantes. “El incumplimiento de las recomendaciones por parte de la población fue el factor que influyó en la decisión. La apertura depende de la responsabilidad conjunta”, justificó Rocha.

En el estado de Pernambuco, el Plan de Convivencia con el COVID-19 llegó a la fase en la que se le permitirá reabrir a los gimnasios y restaurantes a partir del lunes 20 de julio. El protocolo aprobado incluye medidas como el trabajo en horarios reducidos y una capacidad de hasta el 50% en sus instalaciones.

Asimismo, en Florianópolis los gimnasios reabrieron hace poco, pero el ayuntamiento realizará testeos de coronavirus en los empleados para identificar a personas asintomáticas. En total se harán 13.580 pruebas, no solo en gimnasios y centros deportivos sino también en comercios y oficinas del Estado que atienden al público

Finalmente, la crisis generada por la pandemia causó el cierre del 35% de los gimnasios en la Región Metropolitana de Campinas, según una estimación de la Asociación Brasileña de Gimnasios. Al menos 145 de las 414 academias que operan allí cerraron sus puertas definitivamente desde que empezó la cuarentena en el estado, a fines de marzo.