En Estados Unidos, los gimnasios de Illinois reabrieron, mientras que en Arizona y Miami-Dade volvieron a cerrar

En Estados Unidos, los gimnasios de Illinois reabrieron, mientras que en Arizona y Miami-Dade volvieron a cerrar

En Estados Unidos, los gimnasios de Illinois reabrieron el 26 de junio pasado con ciertas restricciones, mientras que en Arizona  y en Miami-Dade volvieron a cerrar debido al aumento de casos de COVID-19. Por otro lado, en Michigan estaban por comentar operar nuevamente los gimnasios, pero un fallo judicial les impidió hacerlo.

En Chicago -la ciudad más poblada de Illinois- pueden reabrir los gimnasios también pero deben seguir las pautas del ayuntamiento local. La principal diferencia entre las normas estatales y municipales son que el estado permite que los gimnasios operen al 50% de su capacidad, mientras que Chicago solo habilita  a usar el 25% de la capacidad.

A su vez, el 18 de mayo los gimnasios reabrieron en Arizona, pero el 29 de junio el gobernador Doug Ducey les ordenó que cerraran hasta al menos el 27 de julio, momento en el cual las empresas solo podrán reabrir si demuestran el cumplimiento de la guía de salud pública según lo determine el Departamento de Servicios de Salud de Arizona.

La cadena de gimnasios Mountainside Fitness, ubicada en ese estado, dijo que no cumplirá con la orden, según declaró su CEO Tom Hatten. Hatten dijo que él y otros operadores de gimnasios demandarán al gobernador y calificó su decisión de clausura como “arbitraria”, considerando que otros comercios como restaurantes y casinos pueden seguir abiertos.

En el condado de Miami-Dade, Florida, el alcalde Carlos Giménez anunció que los restaurantes, gimnasios, salones de fiestas y otros establecimientos volverán a cerrar a partir del 8 de julio debido al aumento de casos de coronavirus. Mientras tanto, los hoteles y las piscinas de condominios seguirán funcionando con medidas de seguridad e higiene.

Por otra parte, en Michigan el fallo del Tribunal de Apelaciones del Sexto Circuito de Estados Unidos dictaminó que los gimnasios permanecieran cerrados. Un grupo de 22 propietarios -bajo el nombre de Liga Independiente de Gimnasios y Entrenadores-, había presentado la demanda contra el gobernador Gretchen Whitmer el 22 de mayo para que autorizara la reapertura antes.

“La orden del gobernador de mantener cerrados los gimnasios violó la garantía de la Decimocuarta Enmienda de igual protección de las leyes al tratar de manera diferente a los bares, restaurantes y salones de belleza, que han sido autorizados a reabrir antes que a nosotros”, indicaron miembros de la Liga.