En Jujuy, Dolores y Comodoro Rivadavia, los gimnasios tuvieron que volver a cerrar

En Jujuy, Dolores y Comodoro Rivadavia, los gimnasios tuvieron que volver a cerrar

En las ciudades argentina de San Salvador de Jujuy, Dolores (Provincia de Buenos Aires) y Comodoro Rivadavia (Chubut) los gimnasios reabrieron su puertas pero tuvieron que volver a cerrarlas por nuevos casos de coronavirus. En la capital jujeña y en Comodoro Rivadavia cerraron el 16 de junio, mientras que en Dolores dejaron de operar el martes pasado.

“La realidad es que este cierre en Jujuy me lo veía venir, era de esperarse que ocurra un contagio y que se vuelva marcha atrás. Le puede pasar a todos, y lo que nos está pasando a nosotros debería tenerse en cuenta en todos lados para que no se repita”, dice Gustavo Caliva, uno de los propietarios de Radical Fitness Club.

“En el primer cierre y cuando reabrimos, ofrecimos y continuamos ofreciendo clases online para mantener activos a nuestros socios. Esta nueva clausura en la que volvemos todos a 0 nos afecta. Nuestro gimnasio seguirá funcionando en el futuro, con una nueva realidad y con un protocolo que se usará permanentemente de acá en adelante”, destaca Caliva.

“En Dolores cerramos de vuelta porque surgió un caso positivo de COVID-19 cuando nunca hubo uno. Obligaron a cerrar bares, restaurantes y gimnasios, mientras que peluqueros y esteticistas pueden seguir trabajando, y es algo incoherente porque esos rubros trabajan con un contacto de casi 20 cm con el cliente”, remarca Eduardo Pequerul del gimnasio Fitness.

“Con el resto de los dueños de gimnasios abriremos luego de que pasen los 21 días de cuarentena aquí en Dolores, incluso si hay infectados. Después de más de 100 días de aislamiento, no pueden prohibirnos el derecho de trabajar. Hay estudios que demuestran que el COVID-19 no aumentó en ciertos lugares por habilitar los gimnasios”, señala Pequerul.

“En Comodoro Rivadavia cerramos porque llegaron a la ciudad 9 marineros con coronavirus que eran asintomáticos. Ayer salimos de esa fase, pero todavía no autorizaron a que reabran los gimnasios. Mientras tanto, sigo trabajando en mantener motivados a mis alumnos con mi gimnasio virtual”, afirma Lorena Alós de LR Fitness y Kangoo Club Lo+.

“Este nuevo cierre nos afectó desde lo emocional, fue un bajón. Económicamente nos complicó porque se invirtió dinero para reabrir, se cobraron cuotas y ahora se deben clases a los alumnos y aún hay que pagar algunas cosas en las que invertimos. Aun así, esperamos a poder reabrir otra vez el próximo lunes”, cuenta Alós.