Este gimnasio de Jujuy demostró que si se respetan los protocolos los gimnasios son seguros

Este gimnasio de Jujuy demostró que si se respetan los protocolos los gimnasios son seguros

Hace dos semanas en Jujuy se registró un caso positivo de coronavirus que llevó de vuelta a fase 1 de aislamiento a la provincia. Dicho caso era un cliente del gimnasio New Life de San Salvador de Jujuy, al que esta persona asistió antes de que se supiera que tenía COVID-19. El individuo en cuestión es policía y había estado en La Quiaca.

“El socio había dicho en su declaración jurada al ingresar a nuestro gimnasio que no tenía síntomas y que no había estado en contacto con gente contagiada. Pero, al día siguiente, otro alumno me llamó para avisarme que esta persona tenía coronavirus. Me contacté con él y me confirmó que era verdad”, relata Mariela Canedi, una de las propietarias de New Life.

Inmediatamente, Canedi suspendió las actividades de su gimnasio y activó el protocolo de seguridad: desde el gimnasio llamaron al Centro de Operaciones de Emergencias de su localidad, avisaron a los alumnos que New Life cerraría sus puertas por este caso y se pusieron en contacto con el Director de Deporte de la ciudad.

“Cuando nos reunimos con las autoridades, llevamos las planillas de asistencia de los alumnos para ver quiénes debían realizarse un test por haber estado en contacto con el caso positivo. Finalmente, un profesor y yo tuvimos que hacernos la prueba. Y nos mantuvieron en cuarentena en un hotel de aislamiento y en un hospital de campaña”, dice Canedi.

“Se comprobó luego que ni el profesor ni yo teníamos COVID-19, los tests dieron negativo. Ningún alumno tuvo síntomas ni surgió otro caso por haber asistido a nuestro gimnasio. Todos estuvimos con barbijo y respetamos el distanciamiento social, los socios recibían al entrar un trapo y alcohol al 70% para limpiar las máquinas antes y después de usarlas”, dice.

“Las autoridades nos dijeron que esto último es un punto a favor para todos los gimnasios. Si se hace un buen protocolo y se cumple, el gimnasio no es un lugar peligroso. No somos un caldo de cultivo de virus ni un foco de contagio, porque tenemos mayor control de la gente que viene a nuestras instalaciones, a diferencia de otros lugares”, afirma Canedi.

Jujuy estará al menos una semana en fase 1 y a los gimnasios, en mayo, les había permitido reabrir en fase 3. “Mientras tanto, seguimos aguardando un decreto que finalmente le dará un subsidio a nuestro sector”, comenta Canedi. Hace dos meses se anunció la firma de una ayuda de este tipo en Jujuy, pero dicho subsidio todavía no fue entregado.

“Da impotencia esta situación porque no llegamos a estar abiertos un mes. Nos dejaron reabrir el 18 de mayo y el 16 de junio cerramos todos. Pero todo lo que pasó demuestra que no somos focos de contagio ni un lugar donde la gente se va a enfermar. Nosotros brindamos salud, no somos una cuestión de estética nada más”, concluye Canedi.